Sobre mi

¿Quien soy?


 

amiga500_fb_by_reneachter73-d6feb9k

Hola! Me llamo Marcos A. Romero y en mis ratos libres me dedico al desarrollo de videojuegos retro.

Crecí junto a la industria del videojuego. Con 6 años me regalaron mi primer ordenador, un Amstrand CPC 464, el cual me cautivó en un principio pero me resultó tremendamente aburrido poco después. El formato de cinta me desesperaba y los juegos no se veían tan atractivos como en las máquinas recreativas, así que empecé la búsqueda de un sistema que se adaptara a lo que yo andaba buscando, cosa que conseguí poco años mas tarde.

A los 10 años, me hice con un Commodore Amiga 500 y fue en aquel preciso momento en el que supe que lo que quería hacer era desarrollar, crear videojuegos y dedicar mi vida a la informática.

Éste ordenador marcó un antes y un después en mi. Como también lo hicieron juegos como Maniac Mansion o The Secret of Monkey Island. Sabía que quería desarrollar juegos, pero no cualquier juego, Aventuras gráficas!

 

Mis inicios


 

Papada_Soft_-_Logo

Años y algunas consolas más tarde, empecé a hacer mis pinitos en ésta industria aunque ninguno de mis proyectos llegó a buen puerto. A finales de los años 90, formé parte de un talentoso grupo llamado Papada Soft. Comenzamos a desarrollar una aventura gráfica cuyo nombre provisional era “Fray Luis”. El juego era muy ambicioso y había ideas muy buenas, el problema es que la mayoría de los miembros éramos muy jóvenes, cada uno quería imponer su ley y sus ideas sobre las de los demás lo cual hizo que poco a poco cayera en el olvido. Cabe reseñar que mientras el proyecto estuvo vivo, varias revistas del panorama nacional se hicieron eco del proyecto.

Después de éstos periplos, intenté junto a otras personas de forma más esporádica hacer algún intento de desarrollar algo en 3D, pero acabó todo en el mismo lugar debido a mis limitados conocimientos en ese área en aquellos años.

 

Actualidad


Después de bastantes años totalmente desentendido del mundillo y tras acabar mis estudios, así como después de introducirme en el mundo profesional de forma definitiva, me volvió a picar el gusanillo de nuevo.

Quizá aprovechando el nuevo tirón de los juegos estilo retro, la cantidad de concursos de videojuegos, la facilidad de publicación, así como la completísima información existente para el desarrollo de los mismos, volví a enfrascarme en la creación de proyectos. Ésta vez, en lugar de dedicarme a tareas de diseño gráfico, me metí de lleno en la programación, que era mi punto flaco y tras unos años de aprendizaje, me vi preparado para afrontar yo sólo un proyecto. Ésta vez tenía la experiencia que años atrás me enseñó qué es lo que NO hay que hacer para lograr finalizar un proyecto. Y gracias a ello, logré acabar mis dos primeros intentos.

Tras ésto, un mar de ideas y proyectos inundaron mi cerebro y actualmente estoy tratando de llevarlas adelante, poco a poco, sin prisa, pero sin pausa.

Gracias por perder el tiempo en leer un poco sobre mí y no dudes en ponerte en contacto conmigo para cualquier cosa!